My Child Has... Article

My Child Has...

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z

Encopresis from Constipation --Toilet-trained Child


¿Qué es hacerse encima por estreñimiento?

Un niño que mancha su ropa interior con materia fecal tiene un problema llamado encopresis. También se dice que se hace encima. Muchos niños que se hacen encima un poco varias veces por día están severamente estreñidos o atracados (impactados). Esto ocurre porque hay una gran masa de materia fecal atracada en el recto, y se desprenden partes pequeñas en momentos inesperados. Es probable que esto ocurra sobre todo cuando su hijo esté corriendo o saltando.

El hacerse encima no es deliberado. La materia fecal en general es demasiado grande para poder hacerla pasar por el recto espontáneamente, y el niño no podrá controlar las pérdidas hasta que se elimine el bloqueo.

Los niños se pueden estreñir por muchas razones: una dieta rica en lácteos, diferencias genéticas, intestino vago, evitar los movimientos de intestino porque duelen, o evitar mover el intestino como una manera de resistirse al adiestramiento para ir al baño. Su profesional médico tiene que hacerle un examen completo al niño, porque existe la posibilidad que su estreñimiento tenga causas físicas

¿Cómo puedo tratar el estreñimiento?

  • Enemas (limpieza del intestino)

    Si su hijo está atracado (impactado) con material fecal, es posible que necesite un enema para desbloquearlo y para que los medicamentos orales puedan funcionar bien. Los enemas en general no es usan en niños menores de 2 años de edad. Siga los consejos de su profesional médico.

    El enema para su niño es _____________________. La dosis es de __________ onzas por el recto. Repita en ________ días.

    Advertencia: Los enemas de fosfato pueden tener efectos secundarios serios si se dan en dosis muy altas o más de una vez por día. Siga cuidadosamente las instrucciones del enema.

  • Ablandadores fecales

    Los ablandadores fecales permiten ablandar la materia fecal y facilitan su paso por el intestino. A diferencia de los laxantes, no causan contracciones o presión sobre el intestino. Algunos de los ablandadores fecales son el aceite mineral, la leche de magnesia (MOM por sus siglas en inglés), Miralax y productos con alto contenido de fibra. Su hijo tiene que tomar ablandadores fecales por lo menos durante 3 meses para evitar otro bloqueo de materia fecal. Para ese entonces, los intestinos de su hijo se podrán contraer y vaciar normalmente de nuevo.

    Si usa aceite mineral, guárdelo en el refrigerador porque sabe mejor cuando está frío. Déselo a su hijo con jugo de fruta para disimular el sabor, o déle algo gustoso después de haberlo tomado. Mientras su hijo está usando aceite mineral, déle una píldora de vitaminas todos los días. No le dé la vitamina al mismo tiempo que el aceite mineral.

    El ablandador fecal de su hijo es ________________________. La dosis es de _____ dada ____________________. Aumente la dosis gradualmente hasta que su hijo tenga dos o tres evacuaciones blandas por día.

  • Laxantes

    Use laxantes para mantener vacío el recto si los ablandadores fecales no son efectivos. Los laxantes (o estimulantes intestinales) hacen contraer el intestino grueso, comprimiendo la materia fecal y empujándola hacia el recto. Los laxantes más comunes contienen un extracto de una planta natural llamada senna. Algunos ejemplos son Senokot, ExLax y aceite Fletchers Castoria. Otro laxante útil es Dulcolax. No tenga miedo que su hijo se haga dependiente de los laxantes (es decir, que sólo pueda mover el intestino si los toma). El objetivo más importante es mantener vacío el recto. A los niños se les puede ir quitando los laxantes gradualmente, aun después de haberlos usado por 6 meses.

  • Dieta con alto contenido de fibra

    Alimente a su hijo con una dieta que no estriña. Déle muchas frutas y verduras todos los días (lo mejor es dárselas crudas).

    El salvado es un excelente laxante natural debido a su alto contenido de fibra. Déle salvado a su hijo diariamente incluyendo en su dieta comidas tales como cereales de granos integrales, copos de salvado, panecillos de salvado o pan de trigo integral. Otras buenas fuentes de fibra son elote inflado, nueces, avena, arroz integral, habas, habichuelas, frijoles y guisantes.

    Los productos lácteos (leche, queso, yogur, helado) en abundancia pueden causar estreñimiento. Su hijo debería limitar su consumo de productos lácteos a 2 porciones por día. Aliéntelo a que tome mucho jugo de fruta, porque aumenta las evacuaciones. (Excepción: el jugo de naranja no ayuda.) No obstante, no le ponga presión a su hijo para que coma algo en particular. En su lugar ofrézcale distintas alternativas y permítale decidir lo que va a comer.

¿Cómo puedo ayudarle a mi niño a que se mantenga limpio?

Explíquele como puede mantenerse limpio:

  • Haz popó todos los días.
  • Toma tus medicamentos todos los días.
  • Si el popó no está saliendo como debería, siéntate en el inodoro con más frecuencia.

Trate de que su hijo se siente en el inodoro durante 10 minutos después de las comidas. Su hijo debería permanecer en el inodoro por 10 minutos o hasta que mueva el intestino. A menos que su hijo haga esto, los medicamentos no van a funcionar. Normalmente, los niños y adultos saben cuando su recto está lleno, porque se sienten incómodos y tienen contracciones del intestino. Los niños que han sufrido de estreñimiento por mucho tiempo pierden esta sensación y necesitan 2 a 4 semanas para recuperarla. Durante este tiempo, es fundamental que se sienten en el inodoro periódicamente. Su hijo se tiene que sentar en el inodoro aunque no tenga ganas de ir al baño. El mejor momento es de 20 a 30 minutos después de cada comida. Una vez que mueva el vientre una vez con heces de tamaño normal, no se tendrá que sentar más en el inodoro ese día.

Su profesional médico tratará de que su hijo prometa sentarse en el inodoro sin que se lo recuerden, pero es posible que usted lo tenga que ayudar. Trate de poner un cartel a la vista que le sirva de recordatorio. Pero nunca le recuerde que tiene que sentarse en el inodoro más de 2 veces por día, ni se enoje, porque creará una actitud negativa en su hijo. Nunca insista que se siente en el inodoro cuando está ocupado o haciendo alguna otra cosa. Trate de encontrar el momento correcto para recordarle con calma, mencionando que tu médico me pidió que te recordara.

Cómo sentarse en el inodoro:

Otros consejos esenciales para que su hijo tenga éxito en el inodoro son:

  • Empuja mientras estés sentado en el inodoro. Las evacuaciones no van a salir solas.
  • Inclínate hacia adelante hasta que tu pecho toque la parte superior de las piernas. Esta postura abre el recto. Cuando uno se inclina hacia adelante y se relaja un poco, puede ayudar a que la materia fecal vaya para abajo. Pruebe distintas posiciones
  • Si las piernas de su hijo no llegan fácilmente al suelo, use un banco bajo para que pueda apoyarse mejor y hacer fuerza.
  • No permita que su hijo lea libros o juegue mientras esté sentado en el inodoro. Se tiene que concentrar en cómo hacer que funcione su cuerpo.
  • Aliente a su hijo a que se siente en el inodoro con más frecuencia, hasta 10 minutos todas las horas, y hasta que tenga una evacuación grande, en los siguientes casos:
    • Su hijo se hace encima (esto quiere decir que el recto está muy lleno).
    • Su hijo siente que tiene materia fecal atracada.
    • Su hijo tiene dolor de estómago o espasmos.

Elogie a su hijo por mantenerse limpio. Algunos niños necesitan más elogios y aliento que otros, y este tipo de respaldo siempre es útil. No hace falta recompensar a los niños que ya están entrenados cada vez que muevan el vientre en el baño. Su hijo probablemente esté muy contento por haber aliviado su estreñimiento y ya no hacerse encima. Si los niños no quieren sentarse en el inodoro, o tienen menos de 5 años de edad, quizás sea necesario darles una recompensa.

Ayude a su hijo a responder cuando se hace encima. Si su hijo está tomando los medicamentos correctos y se está sentando en el inodoro, no debería tener accidentes. No obstante, pueden pasar varias semanas antes de encontrar el programa de tratamiento correcto. Además, algunos niños se vuelven a hacer encima (en general, después de 4 ó 5 días sin tener evacuaciones). En esos casos, responda al problema de la siguiente manera:

  • Reconozca cuando el niño se hace encima. No lo pase por alto. Apenas note que su hijo se hizo encima, ya sea por el olor o por la manera en que se comporta, dígale inmediatamente que se limpie. Aliéntelo a que le diga lo que le pasó antes de que los demás lo noten. No obstante, no espere que su hijo confiese que se hizo encima.
  • Límpiele la piel. Antes de que su hijo se siente en el inodoro, sugiera que se dé un baño rápido en la tina. Como mínimo, dígale a su hijo que se lave la cola con un paño o toalla mojada. Su hijo debería ser capaz de hacer casi todo esto solo. El agua tibia también puede relajar los músculos alrededor del ano y le darán ganas de ir al baño.
  • Dígale a su hijo que se siente en el inodoro. Después de haberse bañado con agua tibia, dígale a su hijo que se siente en el inodoro hasta que tenga una evacuación grande, o por lo menos 10 minutos de cada hora hasta que la tenga. Si tiene pérdidas de materia fecal, esto quiere decir que el recto está siempre lleno, y hay que vaciarlo.
  • Limpie la ropa sucia. Primero limpie la materia fecal de la ropa interior con un cuchillo de untar o con una espátula. Después enjuáguela en el inodoro. Finalmente, coloque la ropa interior sucia en un cubo de agua con un poco de lejía y tápelo hasta la próxima vez que lave la ropa. Puede pedirle a su hijo que la ayude a hacer esto, pero hasta que tenga 7 u 8 años usted tendrá que hacer la mayoría de estas tareas por sí misma.
  • Evite el castigo. No lo culpe, critique ni le dé castigos. Además, no permita que sus hermanos se burlen. Nunca le vuelva a poner pañales a su hijo. Si algún miembro de la familia quiere tomar medidas duras, pídale que hable con su profesional médico, porque este tipo de presión sólo servirá para demorar la cura y puede causar problemas emocionales secundarios.

Pídale ayuda al personal de la escuela. Estos niños tienen que tener fácil acceso al baño en la escuela, especialmente si son tímidos. Dígale a su hijo que no se sienta avergonzado de dejar el aula para ir al baño. Su profesional médico enviará una nota a la escuela solicitando permiso para que su hijo pueda ir al baño cuando quiera sin tener que levantar la mano. También se le debe dar permiso para ir al baño cuando esté afuera durante el recreo. Si el problema es significativo, puede suministrarle a la escuela temporalmente una muda adicional de ropa interior.

Ayude a su hijo a mantener un diario de su progreso. Su profesional médico le entregará a su hijo un diario. Llévelo a todas las visitas. Este cuaderno de anotaciones de todas las veces que se hace encima se debe conservar hasta que su hijo haya dejado de tomar todos los medicamentos y haya pasado 1 mes sin accidentes.

No deje de ir a las citas siguientes con el médico. Su hijo estará motivado si sabe que tiene que volver a visitar al profesional médico para ver cómo progresa. Después de los 8 años, la mayor parte del programa de tratamiento se debe llevar a cabo entre su hijo y su profesional médico. Cuanto más responsable se sienta su hijo, y cuanto más participe, mejores serán los resultados. La primera visita de seguimiento es especialmente importante para que el profesional médico pueda verificar que el bloqueo de materia fecal se haya eliminado por completo.

¿Cuándo debo llamar al profesional médico de mi hijo?

Llame durante el horario de consultorio si:

  • Su hijo se hace encima dos o más veces, y no puede mover el intestino cuando se sienta en el inodoro.
  • Cree que su hijo tiene otro bloqueo de materia fecal.
  • Las evacuaciones siguen causando dolor.
  • Su hijo se niega a tomar los medicamentos.
  • Su hijo se niega a sentarse en el inodoro.
  • Tiene alguna otra pregunta o preocupación.

Escrito por B.D. Schmitt, MD, autor de Your Child's Health, Bantam Books.
Published by RelayHealth.
Last modified: 2011-02-04
Last reviewed: 2010-06-02

This content is reviewed periodically and is subject to change as new health information becomes available. The information is intended to inform and educate and is not a replacement for medical evaluation, advice, diagnosis or treatment by a health care professional.

Copyright © 1996-2014 The Children's Mercy Hospital