My Child Has... Article

My Child Has...

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z

Diabetes: Food Choices


¿Por qué es importante controlar la comida?

Un niño que tiene diabetes tipo 1 no produce la cantidad suficiente de una hormona llamada insulina. La insulina ayuda a que el azúcar pueda penetrar en las células del cuerpo y controla el nivel de azúcar en la sangre. Cuando el cuerpo no tiene el nivel de insulina necesario, la cantidad de azúcar en la sangre se eleva demasiado y puede ser peligrosa. La meta del control de la comida para los diabéticos es tratar de mantener el azúcar en la sangre de su hijo dentro de un cierto nivel a lo largo del día. Para eso hay que comparar la cantidad de insulina con los tipos y la cantidad de comida que se comen. La dieta se puede diseñar para adaptarse al estilo de vida de su hijo.

Un niño con diabetes tipo 2 no puede usar eficientemente la insulina del cuerpo. Esto eleva el nivel de azúcar en la sangre. A veces bastan una dieta correcta y ejercicio físico para controlar el nivel de azúcar en la sangre. Otras veces, su hijo además tendrá que tomar un medicamento oral, darse inyecciones de insulina, o ambos.

En todos los casos, una parte importante del control de la diabetes es comprender cómo afecta la comida el nivel de azúcar en la sangre de su hijo.

¿Cuáles son los distintos tipos de planes de comidas?

Hay varias maneras comunes de controlar lo que se come. Su profesional médico de diabetes le puede ayudar a hacer un plan de comidas que sea adecuado para su caso. La mayoría de los planes consisten en medir los carbohidratos en la comida, porque los carbohidratos tienen el mayor efecto sobre el nivel de azúcar en la sangre.

Los tres tipos comunes de planes de comidas son:

  • Plan de comida de carbohidratos constantes: Su hijo tiene que comer aproximadamente la misma cantidad de carbohidratos todos los días para equilibrar una dosis relativamente constante de insulina.
  • Plan de comida de contar los carbohidratos: Se cuenta la cantidad de carbohidratos que su hijo va a comer en una comida y se ajusta la dosis de insulina para esa cantidad. La cantidad de carbohidratos puede variar de un día a otro.
  • Plan de intercambio de comidas: Se forman listas con grupos de comidas. Las comidas en cada lista tienen una cantidad similar de calorías y carbohidratos. Se llama un plan de intercambio porque se puede intercambiar una comida de la lista por otra y estar seguro que tiene el mismo valor alimenticio. Su nutricionista le puede ayudar a planificar una dieta que tenga una cantidad fija de comidas intercambiables cada día, y a hacer las listas de comidas que se pueden intercambiar. Este tipo de plan ya no se usa con mucha frecuencia.

Es importante que se reúna con un nutricionista para hacer un plan de comidas que se adapte al estilo de vida de su familia.

¿Cuáles son los principios de los planes de comidas?

Todos los planes de comidas se basan en los siguientes principios:

  • Comer una dieta bien balanceada: Una dieta saludable para un diabético tiene los mismos componentes que una dieta saludable en general. Un 10% a 20% de las calorías de una dieta saludable vienen de proteínas (leche, queso, yogurt, carne de res, pollo, pescado, clara de huevo, nueces y semillas), el 50% a 60% de carbohidratos (frutas, verduras y cereales integrales) y un 20% a 35% de grasas (mantequilla, yema de huevo, grasa animal, aceite vegetal).
  • Mantener la cantidad de calorías que come al día aproximadamente constante: Si su hijo come aproximadamente la misma cantidad de calorías cada día, habrá un equilibrio entre la insulina y la comida. Si su hijo come menos un cierto día, tendrá demasiada insulina en el cuerpo y puede tener una reacción porque su nivel de azúcar en la sangre es muy bajo (hipoglucemia). Si su hijo come de más otro día, tendrá muy poca insulina y su nivel de azúcar en la sangre será muy alto. Su hijo también tiene que tratar de comer cantidades similares de carbohidratos, grasas y proteínas todos los días. El cuerpo de su hijo necesitará más o menos insulina de acuerdo a cuántos carbohidratos coma. Es muy importante que su hijo coma una cantidad relativamente constante de comida a la misma hora todos los días. Para aquellos niños que reciben una cantidad relativamente constante de insulina, el plan de carbohidratos constantes y el plan de intercambio de comidas lo ayudarán a mantener una cantidad diaria relativamente constante de carbohidratos.
  • Comer todos los días a la misma hora: La insulina que se inyecte irá bajando el nivel de azúcar en la sangre sin importar que su hijo coma o no. Por lo tanto, es importante que su hijo nunca se olvide una comida, y que coma aproximadamente a la misma hora cada día para evitar que el nivel de azúcar baje demasiado. Déle a su hijo bocados para casos de emergencia, como por ejemplo si se atrasa el bus o hay un cambio de horario en la familia. Si un familiar llega tarde a la casa para comer, déle de comer a su hijo sin esperarlo. A medida que su hijo vaya creciendo, podrá tomar más responsabilidad por comer cuando haya cambios en las rutinas cotidianas.
  • Usar bocados para prevenir las reacciones de insulina: Los bocados ayudan a equilibrar la actividad de la insulina. Los picos de actividad de la insulina varían de una persona a otra. Se irá dando cuenta poco a poco, por experiencia, cuando su hijo necesita comer un bocado. Puede ser antes del almuerzo, al atardecer o a la hora de ir a la cama. Casi todos los diabéticos necesitan un bocado a la hora de irse a la cama. No deje que su hijo saltee un bocado. También es importante el tipo de bocado que le da. El azúcar de las frutas sólo dura 1ó 2 horas. Las frutas son un buen bocado para la mañana o la tarde. Las proteínas con grasa, como el queso y la carne, se convierten en azúcar más lentamente. El mejor bocado para la hora de irse a dormir es un bocado sólido que tenga proteínas, grasas y almidón. Tendrá un mejor efecto durante la noche.
  • Controlar los carbohidratos cuidadosamente: La mitad de la comida que su hijo come todos los días es en la forma de carbohidratos. Como es necesario tener insulina para que el cuerpo pueda usar los carbohidratos, es muy importante saber cuántos carbohidratos se comen, y cuándo se comen. También es importante saber que su hijo tiene la cantidad suficiente de insulina en el cuerpo cuando come carbohidratos. A veces el efecto de un carbohidrato sobre el azúcar en la sangre será distinto dependiendo de qué otras comidas se coman. Para saber cómo las distintas combinaciones de comidas afectan el nivel de azúcar en la sangre de su hijo, hágale un análisis de azúcar 2 horas después de la comida.
  • Reducir la cantidad de grasas en la dieta: Los diabéticos corren un mayor riesgo de tener enfermedades del corazón más adelante en su vida. Es importante controlar la cantidad de grasas en la dieta de su hijo. El colesterol y los triglicéridos son 2 tipos de grasas importantes en la sangre. Hay colesterol en muchas comidas, pero es muy alto en las yemas de los huevos, los órganos de los animales y si se comen porciones grandes de carne de res con alto contenido de grasa (por ejemplo, un filete de costilla). Los niveles de colesterol y triglicéridos pueden aumentar si el nivel de azúcar en la sangre es demasiado elevado. Se deben medir los niveles de colesterol y triglicéridos una vez por año. Si se encuentra que el nivel es alto, el nutricionista de su hijo puede hacer sugerencias para bajarlo.
  • Mantener un crecimiento y peso adecuado para la altura de su hijo: Muchos niños ya han perdido mucho peso cuando se los diagnostica con diabetes. Al comenzar el tratamiento con insulina, el cuerpo comienza a recuperar el peso. En general, el apetito de su hijo será gigante durante aproximadamente un mes, hasta que el cuerpo vuelva al patrón de crecimiento que tenía antes. El apetito después volverá a la normalidad. Una parte importante de las visitas a la clínica es verificar que la altura y el peso de su hijo se encuentren dentro de la gama normal. Si no se controla el nivel de azúcar en la sangre de un adolescente, puede tener una altura menor cuando llegue a la edad adulta. Si su hijo pesa demasiado, el nutricionista puede sugerirle que coma una cantidad fija de calorías todos los días. El plan de intercambio de comidas puede ayudarle si su hijo tiene que comer una cantidad fija de calorías por día. Si su hijo tiene sobrepeso, consulte con su nutricionista para hacer un plan de pérdida de peso gradual. El control del tamaño de la porción puede ser muy importante
  • Comer más fibra: La fibra es la parte de las plantas que no se absorbe en el cuerpo. El agregado de fibra puede reducir el aumento del nivel de azúcar en la sangre. Por ejemplo, el azúcar en la sangre de su hijo puede no ser tan alta a las 2 horas de comer una manzana (15g de carbohidratos) como a las 2 horas de haber tomado 1/2 vaso de jugo de manzana (también 15g de carbohidratos). Las frutas frescas, verduras, legumbres, los cereales de salvado y los panes integrales son los alimentos más efectivos con alto contenido de fibra.
  • Evitar las comidas con mucha sal (sodio): La comida con mucha sal puede aumentar la presión sanguínea en algunas personas. El aumento de la presión sanguínea es un factor de riesgo tanto para las complicaciones de la vista como las del riñón en los diabéticos. Por lo tanto, es importante no comer grandes cantidades de sal. Se recomienda que todas las personas coman menos de 2,300 mg de sodio (1 cucharita de té de sal) por día. Consulte con el nutricionista de su hijo sobre el uso de sal en las comidas.
  • No comer demasiada proteína: Los norteamericanos comen mucha más proteína que lo recomendado en una dieta saludable. Comer demasiada proteína es malo para las personas diabéticas que tienen problemas de riñón. Los fideos, pastas y los guisos que no tienen demasiada carne son más saludables que una hamburguesa, bistec u otra carne de res. Puede abandonar las proteínas en el desayuno (excepto la leche) y en los bocados de la mañana y la tarde. No obstante, en general es bueno comer un bocado a la noche que tenga carbohidratos, proteína y grasa. Esto ayuda a mantener un buen nivel de azúcar en la sangre durante toda la noche.
  • Tome insulina. Si el nivel de azúcar en la sangre es mayor de 80 mg/dl (4.4 mmol/L), tome la dosis de insulina 15 a 20 minutos antes de comer. Esto es particularmente útil a la hora del desayuno, cuando la resistencia a la insulina es mayor.

Resumido del libro "Understanding Diabetes" (Cómo comprender la diabetes), 10a Edición, por el Dr. H. Peter Chase (que puede conseguir llamando al 1-800-695-2873).
Published by RelayHealth.
Last modified: 2010-12-16
Last reviewed: 2010-05-11

This content is reviewed periodically and is subject to change as new health information becomes available. The information is intended to inform and educate and is not a replacement for medical evaluation, advice, diagnosis or treatment by a health care professional.

Copyright © 1996-2014 The Children's Mercy Hospital