My Child Has... Article

My Child Has...

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z

The Time-Out Technique for Discipline


El tiempo a solas consiste en aislar a un niño inmediatamente en un lugar aburrido por unos minutos siempre que se comporte mal. El tiempo a solas también se llama tiempo del silencio, tiempo para pensar, o tiempo para calmarse. El tiempo a solas tiene la ventaja de brindar un plazo para calmarse, que permite tanto al niño como al padre calmarse y volver a controlar sus emociones.

Cuando se usa de manera repetitiva y correcta, la técnica del tiempo a solas puede cambiar casi cualquier comportamiento infantil. El tiempo a solas es la consecuencia más eficaz para los niños pequeños y en edad preescolar que se comportan mal—mucho mejor que las amenazas, los gritos, o las nalgadas. Cada padre necesita saber cómo dar tiempo a solas.

El tiempo a solas es más útil para comportamiento agresivo, dañino o alborotador que no se puede pasar por alto. El tiempo a solas es innecesario para la mayoría de las rabietas. El tiempo a solas no se necesita hasta que un niño tenga por lo menos 8 meses de edad y empieza a gatear. El tiempo a solas rara vez se necesita para niños menores de 18 meses porque generalmente responden ante la desaprobación verbal. Las edades adecuadas para usar el tiempo a solas son de 2 a 4 años. Durante estos años los niños responden mucho mejor ante las acciones que las palabras.

¿Dónde debo enviar a mi hijo durante el tiempo a solas?

  • Una silla para tiempo a solas

    Cuando se escoge una silla para tiempo a solas, le da un lugar de destino al tiempo a solas. La silla deberá estar en un lugar aburrido, de frente a una pared en blanco o un rincón. No permita que su hijo se lleve nada consigo al tiempo a solas, como un juguete, el chupón, la colchita o la mascota. El niño no deberá poder ver la tele u otras personas desde ese lugar. Una buena silla es una silla pesada con brazos. Cuando se coloca en un rincón, una silla así rodea al niño con fronteras, deja poco espacio para las piernas, y le quita de la cabeza la idea de escapar. Las alternativas para la silla son ponerse de pie en un rincón específico, sentarse en un punto específico del piso, o estar en el corralito (si el niño no tiene edad suficiente para trepar fuera de él).

    Generalmente la silla se coloca en un pasillo o habitación al lado. Algunos niños menores de 2 años de edad tienen temor a la separación y necesitan que la silla de tiempo a solas (o corralito) esté en la misma habitación que uno de sus padres. Cuando usted esté en la misma habitación que su hijo, evite cuidadosamente verlo a los ojos.

  • Una habitación para tiempo a solas

    Los niños que se niegan a quedarse en una silla de tiempo a solas necesitan que los envíen a una habitación de tiempo a solas. Es más fácil controlar una habitación. La habitación deberá ser tal que sea segura para el niño y no contenga objetos de valor. La recámara del niño frecuentemente es el lugar más conveniente y seguro para tiempo a solas. Aun cuando los juguetes están a su disposición en la recámara, el niño no juega con ellos al principio porque está molesto por haber sido excluido de las actividades principales. Prohiba encender el radio, el estéreo, o los juegos de video durante el tiempo a solas en la recámara. Evite cualquier habitación que esté obscura o dé miedo (como algunos sótanos), que contenga agua caliente (baños), o tenga archiveros o libreros que el niño pueda echarse encima.

  • Tiempo a solas fuera de la casa

    El tiempo a solas puede usarse eficazmente en cualquier lugar. En un supermercado, los niños más pequeños pueden colocarse en el carrito del supermercado y los mayores tal vez necesiten ponerse de pie en un rincón. En los centros comerciales, los niños pueden tomar su tiempo a solas sentados en una banca o un baño. Algunas veces un niño necesita que lo lleven al automóvil y le hagan sentarse en el piso del asiento trasero durante los minutos necesarios. Si el niño se encuentra al exterior y se comporta mal, puede pedirle que se ponga de pie volteado hacia un árbol.

¿Cómo se usa el tiempo a solas?

  • Decidir cuánto tiempo a solas

    El tiempo a solas debe ser lo suficientemente corto para permitir que su hijo tenga muchas oportunidades de volver a la situación original y aprender el comportamiento aceptable. Una buena regla general es 1 minuto por año de edad (con un máximo de 10 minutos). Después de la edad de 6, a la mayoría de los niños se les puede decir que están en tiempo a solas "hasta que puedas comportarte", dejándolos elegir cuánto tiempo se quedan ahí. Si el comportamiento problemático vuelve a ocurrir, el siguiente tiempo a solas debe durar el tiempo recomendado para su edad.

    Es útil poner un reloj de cocina con alarma para el número necesario de minutos. Los mejores son los que tienen sonido constante y una alarma cuando se agota el tiempo. Un reloj de cocina con alarma también puede impedir que un niño pregunte a los padres cuándo puede salir.

  • Enviar a su hijo a tiempo a solas

    Los niños mayores generalmente irán al tiempo a solas por su propia cuenta. Los menores con frecuencia necesitan que se les lleve ahí de la muñeca, o en algunos casos hay que cargarlos hasta ahí protestando. Si su hijo no se va al tiempo a solas en el transcurso de 5 segundos, llévelo ahí. Use una oración para decirle a su hijo que hizo mal (como "No se pega"). Si es posible, también aclare el comportamiento que prefiere (como "Pórtate bien con Jorge"). Estos breves comentarios dan a su hijo algo en qué pensar durante el tiempo a solas.

  • Exigir comportamiento silencioso en tiempo a solas

    El requisito mínimo para que termine el tiempo a solas es que su hijo no abandone la silla o el lugar de tiempo a solas hasta que haya transcurrido el tiempo a solas. Si su hijo abandona el lugar antes de tiempo, vuelva a poner el reloj de cocina con alarma.

    Algunos padres no dan por terminado el tiempo a solas a menos que el niño haya estado en silencio durante todo el tiempo. Sin embargo, hasta los 4 años de edad, muchos niños no están dispuestos o no pueden guardar silencio. No haga caso de las rabietas en el tiempo a solas, tal y como no prestaría atención a las rabietas fuera del tiempo a solas. Después de los 4 años de edad, el tiempo en silencio es preferible, pero no es requisito. Usted puede decirle a su hijo, "Se supone que el tiempo a solas es para pensar, y para pensar tienes que guardar silencio. Si gritas o alborotas, el tiempo volverá a empezar".

  • Manejo del daño a la habitación

    Si su hijo hace un desorden en su recámara (por ejemplo, vacía la ropa de los cajones o destiende la cama), deberá limpiarla antes de quedar libre del tiempo a solas. Los juguetes que se maltrataron pueden empacarse. Algunos daños pueden evitarse quitando las tijeras o crayolas de la recámara antes de que empiece el tiempo a solas.

  • Liberación de su hijo del tiempo a solas

    Para quedar liberado, su hijo deberá haber realizado un tiempo a solas con éxito. Esto significa que se quedó en el tiempo a solas durante el número necesario de minutos. Su hijo puede abandonar el tiempo a solas cuando suene el reloj de cocina con alarma. Si no tiene un reloj de cocina con alarma, puede abandonarlo cuando usted le diga, "Ya se acabó el tiempo a solas. Ya te puedes levantar". Muchos padres con niños mayores de 4 años de edad exigen que sus hijos guarden silencio al final del tiempo a solas. Si un niño sigue haciendo ruido cuando suene el reloj de cocina con alarma, puede volver a ponerse por 1 minuto.

¿Qué hago si mi hijo se niega a quedarse en tiempo a solas?

  • El niño más pequeño que se niega a quedarse en tiempo a solas

    En general, si un niño escapa del tiempo a solas (se levanta de la silla o el lugar), usted rápidamente deberá llevar al niño de nuevo al tiempo a solas y volver a iniciar el reloj de cocina con alarma. Este enfoque funciona para la mayoría de los niños. Si un niño se niega a quedarse en el tiempo a solas, el padre deberá tomar alguna acción en vez de discutir o castigar al niño. Tal vez necesite sujetar temporalmente a un niño voluntarioso de 2 o 3 años de edad en el tiempo a solas. El sujetar a su hijo en el tiempo a solas le enseña que usted habla en serio y que debe obedecerle. Coloque a su hijo en la silla de tiempo a solas y sujételo de los hombros desde atrás. Dígale a su hijo que dejará de sujetarlo cuando deje de tratar de escapar. Luego evite verlo a los ojos y hablarle. Haga de cuenta que no le molesta hacer esto y que está pensando en otra cosa o escuchando música. Su hijo probablemente dejará de tratar de escapar después de una semana de practicar esto.

    Un último recurso para niños pequeños que continúan resistiéndose a sentarse en una silla es ponerlos en la recámara con una reja que bloquee la puerta. Ocasionalmente un padre que tenga habilidades de carpintería puede instalar una media puerta. Si no se le ocurre una barrera, entonces puede cerrar la puerta. Puede sujetar la puerta cerrada por los 3 a 5 minutos que se necesitan para completar el período de tiempo a solas. Si no quiere sujetar la puerta, puede poner un cerrojo en la puerta que le permita estar atrancada temporalmente. La mayoría de los niños necesitan su puerta cerrada solamente dos o tres veces.

  • El niño mayor que se niega a permanecer en tiempo a solas

    Un niño mayor puede definirse en este contexto como uno que es demasiado fuerte para que el padre lo sujete en una silla de tiempo a solas. En general, cualquier niño mayor de 5 años de edad que no acepta el tiempo a solas rápidamente debe considerarse como uno que se niega. En dichos casos, la disciplina debe avanzar hacia una consecuencia que le importe al niño. Primeramente, usted puede hacer el tiempo a solas más largo, añadiendo un minuto adicional por cada minuto de demora. En segundo lugar, si los 5 minutos pasan sin que su hijo se vaya a su tiempo a solas, puede prohibirle salir. "Castigo con restricciones" se define como sin tele, radio, estéreo, video juegos, juguetes, acceso telefónico, juegos al exterior, bocadillos, o visitas de amigos. Después de encerrar a su hijo, aléjese caminando y ya no le hable. Su hijo queda libre del castigo con restricciones sólo después de tomar su tiempo a solas regular más los 5 minutos de tiempo de castigo. Hasta entonces, su día es muy aburrido. Si su hijo rechaza las condiciones del castigo con restricciones, puede enviarlo a la cama 15 minutos más temprano por cada vez que incumple los requisitos del encierro. El niño cuyo comportamiento no mejore con este enfoque por lo general necesita someterse a una evaluación de un profesional de salud mental.

¿Cómo puedo enseñarle a mi hijo acerca del tiempo a solas?

Si usted no ha utilizado el tiempo a solas anteriormente, repáselo con su hijo antes de empezar a usarlo. Dígale a su hijo que esto tomará el lugar de las nalgadas, los gritos, y otras formas de disciplina. Repase los comportamientos negativos que resultan en la colocación en el tiempo a solas. También repase los comportamientos positivos que usted preferiría. Después haga de cuenta con su hijo que ha incumplido una de las reglas. Realice con él los pasos del tiempo a solas para que comprenda sus instrucciones cuando usted lo envíe a tiempo a solas en el futuro. También enseñe esta técnica a su niñera.

¿Cuándo debo llamar al profesional médico de mi hijo?

Llame durante horas de oficina si:

  • Su hijo se lastima durante el tiempo a solas.
  • Su hijo sale corriendo de la casa para evitar el tiempo a solas.
  • Es necesario mantener a su hijo en su recámara con la reja puesta para tiempos a solas durante más de 1 semana.
  • Su hijo necesita su puerta cerrada y bajo llave de noche por más de 1 semana.
  • Su hijo se niega a tomar el tiempo a solas a pesar de estar encerrado por 3 días.
  • Su hijo se niega a cooperar con los tiempos a solas después de usar esta práctica por 1 mes.
  • Su hijo tiene muchos otros problemas de comportamiento.

Escrito por B.D. Schmitt, MD, autor de "Your Child's Health", Bantam Books.
Published by RelayHealth.
Last modified: 2005-01-11
Last reviewed: 2010-06-02

This content is reviewed periodically and is subject to change as new health information becomes available. The information is intended to inform and educate and is not a replacement for medical evaluation, advice, diagnosis or treatment by a health care professional.

Copyright © 1996-2014 The Children's Mercy Hospital