My Child Has... Article

My Child Has...

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z

Weight: Helping Your Teen Lose Weight


¿Qué puedo hacer para ayudar a mi hijo adolescente si tiene sobrepeso?

Si su hijo adolescente tiene sobrepeso y está preparado para hacer un esfuerzo por llevar una vida más saludable, necesitará su ayuda. Si bien los adolescentes tienen la necesidad de ser más independientes, su apoyo será necesario para hacer este esfuerzo. Puede ayudarlo creando un plan razonable. Pero recuerde que, para que tenga éxito, su hijo tiene que estar de acuerdo con el plan y estar dispuesto a cumplirlo. Algunos adolescentes funcionan mejor con 1 ó 2 objetivos simples, mientras que otros quieren actuar más rápido y hacer cambios más profundos en su salud. Debería alentar cualquier cambio positivo en su hijo. También puede serútil que su hijo tenga un socio (como un amigo) para participar del plan. Parte del éxito consiste en darle apoyo en los momentos más difíciles.

¿Qué le puedo enseñar a mi hijo adolescente sobre la comida?

  • Enséñele sobre una dieta saludable y el peso.

    Dígale a su hijo la verdad. Para adelgazar y mejorar el estado físico hay que hacer un esfuerzo. Mantenga conversaciones abiertas sobre los hábitos que hacen subir de peso demasiado, como no hacer suficientes ejercicios físicos, saltear comidas, tomar demasiados refrescos o bebidas deportivas, y comer muchas comidas rápidas. (Las bebidas deportivas pueden tener la misma cantidad de calorías que los refrescos.)

    Dígale a su hijo que el peso y la forma del cuerpo se heredan. Una talla 14 de ropa puede ser normal y saludable para su familia, si se acompaña de un programa de ejercicios y una dieta saludable.

  • No permita que su hijo adolescente haga dietas peligrosas para la salud.

    La inanición o dietas de moda pueden traer consecuencias serias en un adolescente que está creciendo. Las metas imprácticas pueden crear una sensación de fracaso y causar a veces trastornos de la alimentación. Las dietas de moda también pueden alterar los signos de hambre de su hijo. Las dietas restrictivas que especifican lo que hay que comer, y cuándo comerlo, a veces impiden reconocer cuando uno se siente saciado.

  • Enséñele a su hijo adolescente a comer sólo cuando tenga hambre.

    Las personas comen por muchas razones, como por ejemplo por la hora del día, porque están aburridos, frustrados, nerviosos o deprimidos. La mejor razón para comer es el hambre. Pregúntele a su hijo adolescente cuándo come, cuándo come de más o cuándo se desespera por ciertas comidas. Si su hijo adolescente está comiendo cuando no tiene hambre, aliéntelo a hacer algo distinto, como ejercicios, leer libros o trabajar en un proyecto para dejar de pensar sobre la comida.

    Ayude a su hijo a comer hasta que su hambre esté saciada, pero no al punto de sentirse demasiado lleno. Si su hijo come de esta manera, debería tener hambre cada 2 a 3 horas. El comer bocadillos no es un mal hábito, siempre que los bocadillos sean saludables. Las personas que comen porciones pequeñas con frecuencia, en vez de pocas porciones grandes, en general tienen menos grasa en el cuerpo, aunque coman la misma cantidad de calorías por día. Trate de hacerle comer 3 comidas pequeñas, con algunos bocadillos entre medio.

  • Deje que su hijo adolescente coma bocadillos.

    Los antojos son cosas que ocurren normalmente. Si su hijo realmente quiere comer un bocadillo con muchas calorías, deje que lo haga. Pero la porción del bocadillo debería ser razonable. Trate de no tener alimentos con muchas calorías, azúcar y grasa en su casa. Si hace un pastel, guarde algunas porciones para su familia y comparta el resto con vecinos o amigos. De esa manera podrá satisfacer su antojo y olvidarse. La dieta de su hijo adolescente puede estar compuesta de cualquier comida, siempre que pueda mantener un balance entre bocadillos y alimentos saludables.

  • Aliente los bocados saludables.

    Tenga bocados saludables a mano en su casa y trate de convencer a su adolescente que en vez de bocados con mucha azúcar y grasas pruebe bocados saludables como:

    • Tortas de arroz con sabor
    • Pretzels
    • Galletas de Graham
    • Verduras crocantes (zanahorias, apio, jícama, tomates cherry, chiles dulces)
    • Yogur de bajas calorías
    • Frutas frescas, uvas congeladas
    • Queso trenzado sin grasa
    • Palomitas de maíz infladas con aire (hechas en el microondas con maíz que está en una bolsa de papel madera)
    • Agua saborizada sin calorías, agua mineral, té sin endulzar o bebidas endulzadas con Splenda o Stevia en vez de refrescos o bebidas deportivas
  • Haga que su adolescente se mueva.

    Aliente a su adolescente a que haga por lo menos 60 minutos de ejercicios la mayoría de los días. Los adolescentes que tienen mucho peso de más o que no están acostumbrados a hacer ejercicios tienen que empezar de a poco. Antes de comenzar un programa de ejercicios, siempre es mejor consultar con un profesional médico. Los deportes en equipo, ejercicios como caminar, andar en bicicleta, bailar, patinar o usar videos de ejercicios son buenas opciones.

¿Debería seguir mi hijo adolescente una dieta específica?

Si está preocupado porque su hijo tiene sobrepeso o es obeso, visite a un profesional médico para que le haga un examen riguroso. La mayoría de los profesionales médicos opinan que los adolescentes que todavía están creciendo no deberían hacer dieta. En vez, deberían acostumbrarse a comer en forma saludable y tratar de mantener su peso actual (sin aumentar de peso). Cuando su hijo adolescente deje de crecer, su peso se irá nivelando. Si su hijo tiene un índice de masa corporal (BMI, por sus siglas en inglés) mayor que el 95% de los jóvenes de su edad, su profesional médico le puede recomendar una dieta específica para perder peso lentamente.

Si su hijo ha dejado de crecer, en general no es peligroso que comience una dieta de calorías controladas. Una meta razonable sería perder alrededor de 1 libra por semana. Estos planes consisten en general en comer una cierta cantidad de calorías por día. El plan puede incluir una variedad de comidas de cada grupo de alimentos. Consulte con su profesional médico o nutricionista licenciado sobre las dietas que no son peligrosas para su hijo adolescente.

Las emociones fuertes pueden interferir con una dieta o comida saludable. Si hay problemas del pasado o el presente que se tienen que resolver, lleve a su hijo adolescente a consejería.


Escrito por Terri Murphy, RD, para RelayHealth.
Published by RelayHealth.
Last modified: 2011-02-04
Last reviewed: 2010-01-11

This content is reviewed periodically and is subject to change as new health information becomes available. The information is intended to inform and educate and is not a replacement for medical evaluation, advice, diagnosis or treatment by a health care professional.

Copyright © 1996-2014 The Children's Mercy Hospital