My Child Has... Article

My Child Has...

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z

Cerebral Palsy


¿Qué es la parálisis cerebral?

La parálisis cerebral (CP por sus siglas en inglés) es un término que se usa para describir un grupo de trastornos que causan problemas para usar los músculos y mover el cuerpo. Una persona con parálisis cerebral también puede tener convulsiones, problemas de aprendizaje, retraso mental o problemas de la audición, la vista o del sentido del tacto.

¿Cómo ocurre?

El daño al cerebro antes o después del nacimiento puede afectar las partes del cerebro que controlan el movimiento y la postura.

Con frecuencia el daño al cerebro ocurre antes del nacimiento. A veces ocurre durante el parto o después del nacimiento. Algunas causas posibles del daño cerebral son:

  • una infección durante el embarazo, como por ejemplo rubéola
  • desarrollo anormal del cerebro antes del nacimiento debido a cambios genéticos (mutaciones) que controlan el desarrollo del cerebro
  • incompatibilidad de Rh (un problema con diferentes tipos de sangre de la madre y del bebé)
  • ictericia severa
  • sangrado en el cerebro
  • parto prematuro
  • falta de oxígeno en algún momento del embarazo o el parto una infección del cerebro, convulsiones severas o una lesión grave en la cabeza.

Con frecuencia es difícil darse cuenta de la causa de la parálisis cerebral, y a veces nunca se sabe. En el pasado, si los profesionales médicos no podían encontrar otra causa, deducían que los bebés nacieron con parálisis cerebral por un problema durante el parto que no le permitió recibir la cantidad de oxígeno necesaria. No obstante, las investigaciones demostraron que no hay muchos bebés que experimentan asfixia (falta de oxígeno) durante el nacimiento y que después desarrollan parálisis cerebral. Los problemas durante el parto, como la asfixia, aparentemente sólo contribuyen del 5 al 10% de todos los bebés que nacen con parálisis cerebral.

¿Cuáles son los síntomas?

La parálisis cerebral aparece en los primeros años de vida. La parálisis cerebral puede ser leve, moderada o severa. Los síntomas varían de una persona a otra, y pueden ir cambiando con el tiempo. Algunos síntomas de parálisis cerebral son:

  • rigidez en los músculos, con dificultad para moverlos
  • problemas con las tareas de motricidad fina, como escribir o cortar con tijeras
  • problemas para caminar normalmente
  • postura inusual
  • falta de equilibrio o coordinación
  • temblor en uno o ambos brazos o piernas, que no se puede controlar
  • hacer muecas o babearse
  • problemas para hablar.

Los problemas para controlar los movimientos del cuerpo a veces se llaman espasticidad.

¿Cómo se diagnostica?

No existe una prueba específica para detectar la parálisis cerebral. El diagnóstico se realiza con frecuencia excluyendo otros posibles problemas médicos. La parálisis cerebral se diagnostica en general durante los primeros 2 años de vida, haciendo una historia clínica, fijándose en los síntomas, haciendo un examen físico y observando las destrezas motrices del niño.

Si los síntomas del niño son leves, el médico puede tener dificultades para realizar un diagnóstico confiable antes de los 4 ó 5 años de edad. Es particularmente difícil saber si un niño tiene parálisis cerebral durante los primeros 6 meses de vida. Pero cuanto antes reciba tratamiento, mejor será.

Se pueden hacer estudios de imagen del cerebro para buscar una causa, como por ejemplo:

  • tomografía computarizada (CT, por sus siglas en inglés), que usa una serie de radiografías y una computadora para formar una imagen del cerebro
  • resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés), que usa un campo magnético y ondas de radio para formar una imagen del cerebro
  • ultrasonido, que usa ondas de sonido para mostrar las estructuras del cerebro.

¿Cómo se trata?

Si se proporciona tratamiento temprano y continuo, se pueden reducir los efectos de la parálisis cerebral. El tratamiento puede consistir en terapia, consejería, medicamentos y equipos de ayuda.

Fisioterapia, terapia del habla y terapia ocupacional

Una parte muy importante del tratamiento es la terapia para el movimiento, el habla y las tareas prácticas. Puede consistir de fisioterapia, terapia del habla y terapia ocupacional.

La fisioterapia se usa para entrenar y ejercitar los músculos. Esto ayuda a prevenir la debilitación de los músculos por falta de uso. También ayuda a evitar un problema común y serio llamado contractura. La contractura es cuando los músculos quedan fijos en una posición rígida y anormal. La contractura puede causar problemas del equilibrio y pérdida de las destrezas previas. Los dispositivos de soporte ortopédico también pueden servir de ayuda.

La terapia del habla ayuda a mejorar el lenguaje y otras actividades que usan la boca, como por ejemplo comer. Se pueden usar técnicas y dispositivos especiales, como computadoras, para ayudar a la comunicación con los demás.

La terapia ocupacional ayuda a la persona que sufre de parálisis cerebral a ser más autosuficiente e independiente.

Consejería

La consejería ayuda a los familiares, cuidadores y a la persona que sufre de la parálisis cerebral. Puede ser particularmente útil para reconocer el estrés, la frustración y otras emociones, y para aprender maneras de sobrellevar la enfermedad.

Medicamentos

Su profesional médico le puede recetar medicamentos para tratar los movimientos musculares anormales y ayudar a controlar las convulsiones. Las convulsiones pueden ser un problema serio, dependiendo de dónde ocurran (por ejemplo, en una alberca) y las convulsiones prolongadas, si no se las trata, pueden causar más daño cerebral.

Equipos de ayuda

La cirugía de la vista o el uso de anteojos pueden ayudar con la bizquera y los problemas de visión. Los audífonos pueden ayudar con frecuencia a aliviar los problemas de audición.

Con frecuencia, las personas que sufren de parálisis cerebral necesitan ayuda para realizar movimientos y transportarse. Esto dependerá de la gravedad de sus problemas motrices. Por ejemplo, es posible que necesiten usar andadores, sillas de ruedas o dispositivos para ayudarlos a asumir o mantener ciertas posturas (ayudas de posicionamiento).

Cirugía

A veces hace falta cirugía para alargar los músculos y los tendones.

Programas educativos

Si un hijo tiene 3 años de edad o menos, pregúntele a su profesional médico sobre los programas de intervención temprana (EIP, por sus siglas en inglés). Muchos estados ofrecen estos programas para niños pequeños que sufren de parálisis cerebral. Algunos estados también ofrecen clases de educación especial para niños de 3 a 5 años de edad que tienen necesidades especiales.

Si su hijo está en edad escolar, averigüe sobre clases de educación especial y los Planes de Educación Individual (IEP, por sus siglas en inglés). Averigüe qué servicios especiales pueden ofrecerse para su caso. Las escuelas locales pueden llegar a ofrecer servicios de fisioterapia, terapia ocupacional o terapia del habla.

Es bueno que los niños que tienen parálisis cerebral pasen tiempo con otros niños que no tienen parálisis cerebral, y también con otros que sí la tienen.

¿Cuánto duran los efectos?

La parálisis cerebral no se puede curar, pero en general no empeora con el tiempo. El tratamiento puede ayudar a enseñar destrezas que mejorarán la vida cotidiana.

¿Cómo pueden brindar los cuidadores respaldo para una persona con parálisis cerebral?

No se olvide de darle todos los medicamentos recetados por el profesional médico.

Haga lo posible para ayudar a que la persona con parálisis cerebral supere las barreras de aprendizaje y pueda llevar una vida plena. Para lograrlo, colabore con el equipo de respaldo formado por profesionales médicos, terapeutas, trabajadores sociales y otros.

Averigüe por grupos que le pueden brindar más información y ayuda.

Para obtener más información, consulte con su profesional médico y las agencias locales que se dedican a los discapacitados.

¿Qué se puede hacer para prevenir la parálisis cerebral?

Para evitar algunas de las causas de parálisis cerebral:

  • Evite las lesiones a la cabeza. Cuando su hijo viaje en carro use los asientos de seguridad, y cuando ande en bicicleta colóquele un casco.
  • Trate la ictericia en el recién nacido.
  • Evite la incompatibilidad de Rh. Las mujeres con Rh negativo se tienen que dar RhoGAM inmediatamente después de un parto, aborto natural o provocado. Las mujeres embarazadas que tienen Rh negativo se tienen que dar RhoGAM después de la amniocentesis, después de cualquier episodio de sangrado y en el séptimo mes de embarazo.
  • Dése las vacunas para enfermedades como la rubéola antes de quedar embarazada.

Para obtener información, uno de los recursos es:

Unión para la Parálisis Cerebral (United Cerebral Palsy)
Teléfono: (800) 872-5827
Sitio Web: http://www.ucp.org

Para obtener más información, consulte con su profesional médico, su hospital y las agencias locales que se dedican a los discapacitados.


Desarrollado por RelayHealth.
Published by RelayHealth.
Last modified: 2011-01-25
Last reviewed: 2009-01-04

This content is reviewed periodically and is subject to change as new health information becomes available. The information is intended to inform and educate and is not a replacement for medical evaluation, advice, diagnosis or treatment by a health care professional.

Copyright © 1996-2014 The Children's Mercy Hospital