My Child Has... Article

My Child Has...

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z

Tics/Twitches


¿Qué son los tics?

Los tics son convulsiones rápidas y repetidas de los músculos, como el abrir y cerrar de ojos, las muecas de la cara, arrugar la frente, voltear la cabeza o encogerse de hombros. La mayoría de los tics duran sólo 1 segundo. Se producen con más frecuencia cuando el niño tiene estrés. Cuando el niño está tranquilo no tendrá tantos tics. Además, no se producen cuando el niño está durmiendo. Son 3 veces más comunes en los varones que en las mujeres.

¿Qué lo causa?

No se sabe a ciencia cierta por qué se producen los tics. La genética y las diferencias neuroquímicas pueden ser las de mayor influencia. Los tics pueden empeorarse con el exceso de tensión emocional. Los niños no tienen tics a propósito. Los niños que tienen tics usualmente son normales, brillantes y sensibles.

¿Cuánto dura?

Si no se hace caso de los tics, éstos generalmente desaparecen en un período de 2 meses a 1 año. Si, además, se hace un esfuerzo para ayudar a que el niño se relaje, los tics suelen mejorar con mayor rapidez. Aunque los tics no sean ignorados y el niño siga sintiendo stress o presión, los tics generalmente mejoran o desaparecen espontáneamente durante la adolescencia. Aproximadamente en 3% de los niños que los tienen, los tics llegan a volverse incapacitantes si no son tratados en forma apropiada. Pueden requerir terapia conductual adicional y algo de medicamentos.

¿Cómo puedo cuidar a mi hijo?

  • Ayúdele a su hijo a relajarse y a mantener su autoestima.

    Asegúrese de que su hijo tenga tiempo libre y tiempo para divertirse todos los días. Si su hijo tiene un programa excesivo de actividades, trate de aligerar sus compromisos. Si su niño es excesivamente autocrítico, elógiele más y recuérdele que debe ser un buen amigo de sí mismo.

  • Identifique y elimine las tensiones ambientales específicas.

    Cada vez que los tics se presentan con frecuencia inusitada, anote en un diario la fecha, la hora y el evento precedente. Con este diario, debería poder determinar las circunstancias que hacen que su hijo sienta presión. (Nota: Su hijo no debe saber que usted lleva este diario.)

    En general, critique menos a su hijo acerca de las calificaciones, las lecciones de música, los deportes, la limpieza de su cuarto, los modales en la mesa, etc. Evite las medicaciones estimulantes (tales como los descongestionantes).

  • No haga caso de los tics cuando se presentan.

    Cuando su hijo tiene tics, no le llame la atención sobre ellos. Los recordatorios dan a entender que los tics le molestan a usted. Si a su hijo le preocupan los tics, entonces, cada vez que se presentan, el niño reaccionará con tensión en vez de aceptación. La tensión, a su vez, producirá más tics. No permita que los hermanos u otras personas se burlen de su hijo por los tics. Asegúrese de que los parientes, las amistades y los maestros también hagan caso omiso de los tics. Cuando se presentan los tics, las personas deben esforzarse por disminuir la presión que puedan estar haciendo sobre su hijo.

  • No hable acerca de los tics cuando éstos no se presentan.

    Suspenda en la familia toda conversación acerca de los tics. Cuanto menos se diga al respecto, tanta menos aprensión tendrá su hijo. Si el niño trae el tema a colación, dígale algo que le brinde seguridad, como "con el tiempo, tus músculos faciales aprenderán a relajarse y los tics desaparecerán".

¿Cuándo debo llamar al profesional médico de mi hijo?

Llame durante horas de oficina si:

  • Los tics interfieren con las amistades o los estudios en la escuela.
  • Los tics están acompañados de sonidos, palabras u obscenidades.
  • Los tics están acompañados de tos.
  • Los tics afectan a otras partes del cuerpo que no sean la cabeza, la cara o los hombros.
  • Los tics se vuelven frecuentes (más de 10 al día).
  • Los tics han durado más de un año.
  • Los tics no han mejorado después de probar este programa durante 1 mes.
  • Usted tiene otras preguntas o preocupaciones.

Escrito por B.D. Schmitt, MD, autor de "Your Child's Health", Bantam Books.
Published by RelayHealth.
Last modified: 2006-09-15
Last reviewed: 2010-06-02

This content is reviewed periodically and is subject to change as new health information becomes available. The information is intended to inform and educate and is not a replacement for medical evaluation, advice, diagnosis or treatment by a health care professional.

Copyright © 1996-2014 The Children's Mercy Hospital