My Child Has... Article

My Child Has...

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z

Diabetes: Type 2


¿Qué es la diabetes tipo 2?

La diabetes de tipo 2 es una enfermedad que se produce cuando su cuerpo no produce la cantidad suficiente de insulina, o no puede usarla adecuadamente. Cuando no puede usar su propia insulina, se dice que tiene resistencia a la insulina. Estos problemas con la insulina hacen que el nivel de azúcar en la sangre suba demasiado.

Cuando se digiere la comida, su cuerpo descompone una gran parte de ella para formar azúcar (glucosa). La sangre transporta el azúcar a las células del cuerpo para usarla como fuente de energía. La insulina es fabricada por el páncreas, y ayuda a transportar el azúcar de la sangre a las células.

Cuando su cuerpo no tiene la cantidad suficiente de insulina, o no la puede usar adecuadamente, el azúcar no puede llegar a las células. El azúcar se va concentrando en la sangre. Cuando la sangre del cuerpo tiene demasiada azúcar, se pueden producir muchos problemas. Si estos problemas no se tratan pueden llegar a poner el peligro su vida. No obstante, con un tratamiento apropiado podrá controlar su nivel de azúcar en la sangre y prevenir o demorar las complicaciones de la diabetes.

La diabetes tipo 2 ocurre mayormente en adultos mayores de 40 años, especialmente adultos con sobrepeso. Los niños y adolescentes con sobrepeso también pueden padecer este tipo de diabetes. A medida que sube el índice de personas con sobrepeso, un número creciente de personas, incluyendo niños y adolescentes, se están volviendo diabéticas.

Muchos millones de personas en los Estados Unidos tienen diabetes. La mayoría tiene diabetes tipo 2. Si bien la diabetes tipo 2 se produce en todas las razas, es más común en los indígenas norteamericanos, hispanos, afronorteamericanos y asiáticos norteamericanos.

¿Cómo ocurre?

Se desconoce la causa de la diabetes tipo 2. La edad, el peso, la falta de ejercicio y una dieta de altas calorías parecen ser factores importantes. A medida que las personas envejecen o suben de peso, tienen más tendencia a padecer de diabetes. Sus células se vuelven incapaces de usar la insulina fabricada por el páncreas.

Además, si uno de sus padres, o ambos, tuvieron diabetes tipo 2, el riesgo de tener diabetes tipo 2 será mucho más alto.

¿Cuáles son los síntomas?

La diabetes tipo 2 puede ocasionar los siguientes síntomas:

  • orina con mayor frecuencia
  • aumento de la sed
  • visión borrosa
  • aumento o pérdida inesperada de peso
  • infecciones frecuentes, por ejemplo de la piel, encías o vejiga
  • infecciones de levadura frecuentes en la vagina
  • cansancio
  • infecciones del prepucio en los hombres no circuncidados.

No obstante, la mayoría de la gente no tiene síntomas, frecuentemente por meses o aun años. Por eso es tan importante medir su nivel de azúcar en la sangre todos los años o en el intervalo recomendado por su profesional médico.

¿Cómo se diagnostica?

Su profesional médico le preguntará sobre su historia clínica y sus síntomas y le hará un examen físico. Le medirá el nivel de azúcar en la sangre. Se pueden hacer tres análisis de sangre para diagnosticar la diabetes: la prueba de glicemia en ayuno (FPG, por sus siglas en inglés), la prueba oral de tolerancia a la glucosa (OGTT, por sus siglas en inglés) o la prueba A1C.

  • La prueba FPG es más fácil y rápida de realizar, y cuesta menos. Para hacerla se le tomará una muestra de sangre a la mañana, después de estar en ayunas desde la noche anterior. Si la prueba muestra que tiene un nivel de azúcar en la sangre de 126 miligramos por decilitro (mg/dL) ó 7.0 milimoles por litro (mmol/L) o más en ayuno, es posible que sea diabético. Con frecuencia se hará una segunda prueba en otro día para confirmar el primer resultado. Si esta segunda prueba confirma que tiene un alto contenido de azúcar en la sangre, su profesional médico lo diagnosticará con diabetes tipo 2.
  • En la prueba oral de tolerancia a la glucosa se toma una muestra de sangre después de no haber comido nada desde la noche anterior. Después tomará una bebida azucarada especial y le harán otro análisis de sangre 2 horas más tarde. Si después de 2 horas su nivel de azúcar en la sangre es de 200 mg/dL (11.1 mmol/L) o más, quiere decir que es diabético.
  • La prueba de A1C (hemoglobina A1C) da una medida de su nivel promedio de azúcar en la sangre en los últimos 3 meses. Si su A1C es de 6.5% o mayor, tiene diabetes.

¿Cómo es el tratamiento?

El objetivo del tratamiento es controlar el nivel de azúcar en su sangre. Conviene tratar de mantener un nivel normal de azúcar en la sangre. Esto se lleva a cabo mediante:

  • la medición periódica del azúcar en la sangre
  • buena nutrición y planificación de comidas
  • ejercicios
  • medicamentos, por ejemplo píldoras o insulina, si no puede controlar el nivel de azúcar en la sangre con dieta y ejercicios.

Pruebas del nivel de azúcar en su sangre

Le enseñarán a medirse el nivel de azúcar en la sangre en su casa. Usará un equipo pequeño llamado medidor de glucosa en la sangre, o glucómetro, para analizar su nivel de azúcar en la sangre. Necesitará algunas lancetas (pequeñas hojas o agujas para pincharse el dedo) y algunas tiras reactivas donde colocará sus gotas de sangre. Su profesional médico le dirá cuándo y con qué frecuencia deberá medirse el nivel de azúcar en la sangre.

Cuando recién ha sido diagnosticado de diabetes, tendrá que medir su nivel de azúcar en la sangre con más frecuencia. Una vez que la diabetes esté bajo control, su profesional médico le dirá cómo puede reducir la frecuencia de sus mediciones de azúcar.

Lleve un registro de las mediciones del nivel de azúcar en su sangre. (Muchos glucómetros pueden guardar las mediciones recientes de azúcar en la sangre.) Su profesional médico revisará este récord cuando haga sus visitas al consultorio para ver qué tan bien está funcionando su tratamiento.

Un análisis de sangre llamado hemoglobina A1C (o simplemente “A1C”) puede mostrar cómo controló su nivel de azúcar en la sangre durante los últimos 2 ó 3 meses. Es posible que su profesional médico le haga esta prueba cada 3 meses para ver el control que tiene en general del nivel de azúcar en la sangre. Ésta es la mejor manera para ver si está manteniendo su diabetes bajo control. No obstante, no es un sustituto de sus mediciones diarias de azúcar en la sangre. Las mediciones diarias de su azúcar en la sangre muestran si su tratamiento diario (dieta, ejercicios y/o medicamentos) está funcionando a lo largo del día.

Régimen de comidas

Su profesional médico o un dietista le proveerán pautas acerca de qué alimentos debe comer y cuántas calorías debe consumir al día. Si tiene sobrepeso, la reducción de peso le ayudará a reducir su nivel de azúcar en la sangre. Una dieta de comidas sanas le ayudará a bajar de peso al mismo tiempo que mejora su salud. A veces con bajar sólo 7 ó 10 libras de peso puede reducir o eliminar su necesidad de tomar medicamento para la diabetes.

Ejercicio

La actividad física es importante para controlar la diabetes tipo 2. Algunas personas pueden controlar su nivel de azúcar en la sangre sólo con ejercicios. El ejercicio mejora la circulación de sangre, utiliza más azúcar de la sangre y ayuda a que su cuerpo use mejor la insulina. Caminar es uno de los mejores ejercicios que puede hacer. Pida a su profesional médico que le recomiende ejercicios.

Medicamentos

Si no puede controlar el azúcar en la sangre, su profesional médico recetará medicamentos para bajar el nivel de azúcar en la sangre. Es posible que necesite más de 1 solo tipo de medicamento para mantener el azúcar en la sangre al nivel normal.

Los medicamentos comunes que se toman por boca para reducir su nivel de azúcar en la sangre cuando tiene diabetes tipo 2 son:

  • Metformina (metformin, Glucophage) que ayudar al cuerpo a usar la insulina mejor. Este medicamento se toma por boca 2 a 3 veces por día. Se puede combinar con otro medicamento.
  • Sulfonilureas (sulfonylureas), que ayudan a que su páncreas libere más insulina. Ejemplos de este tipo de medicamento son gliburida (glyburide, DiaBeta, Glynase, Micronase), glipicida (glipizide, Glucotrol) y glimepirida (glimepiride, Amaryl). Estos medicamentos se toman por boca 1 a 3 veces por día.
  • Repaglinida (repaglinide, Prandin) y nateglinida (nateglinide, Starlix), que también ayudan a liberar más insulina. Se toman por boca antes de comer.
  • Rosiglitazona (rosiglitazone, Avandia) y pioglitazona (pioglitazone, Actos), que ayudan al cuerpo a usar mejor la insulina. Se toman por boca una vez al día y se pueden combinar con sulfonilureas, metformina, o insulina. Si está tomando uno de estos medicamentos tendrá que hacerse análisis de sangre para ver si le están afectando el hígado.
  • Acarbosa (acarbose, Precose) y miglitol (Glyset), que reducen la absorción de azúcar en el sistema digestivo.

La insulina se usa cuando la dieta, los ejercicios y los medicamentos por vía oral no alcanzan para mantener un nivel normal de azúcar en la sangre. La insulina viene en diferentes formas. Puede ser de acción corta, intermedia, prolongada o rápida. En general se da como inyección.

Si necesita insulina, su profesional médico le enseñará cómo darse las inyecciones. Puede necesitar una inyección 1 a 4 veces por día.

Hay dos medicamentos nuevos llamados Symlin y Byetta para ayudar a personas con diabetes tipo 2. Se pueden recetar si está teniendo problemas para controlar su nivel de azúcar en la sangre. Ambos medicamentos se dan en forma inyectable. Ayudan a controlar el nivel de azúcar en la sangre con menor riesgo de causar un nivel demasiado bajo de azúcar en la sangre. Consulte con su profesional médico sobre la posibilidad de usarlos.

Mientras esté usando cualquier tipo de medicamento para la diabetes, debe medir el nivel de azúcar en su sangre siguiendo cuidadosamente las instrucciones de su profesional médico. De esa manera no sólo ayudará a tener un buen control de su azúcar en la sangre sino que también podrá evitar un nivel demasiado bajo, que puede poner en peligro su vida.

¿Cuánto duran los efectos?

Un mayor nivel de ejercicios físicos y no comer de más pueden ayudar frecuentemente a que el cuerpo tenga un equilibrio normal de azúcar e insulina. Para algunas personas, el único tratamiento necesario es bajar de peso. Si pierde peso es posible que no necesite tomar medicamentos para la diabetes. Ya sea que tome medicamento o no, su mejoría depende de seguir los planes de dieta y ejercicio indicados por su profesional médico para mantener el azúcar en sangre al nivel recomendado.

Cuando uno tiene diabetes, es particularmente importante cuidarse bien para evitar complicaciones. Las posibles complicaciones de la diabetes son las enfermedades cardiacas, derrames cerebrales, ceguera, falla renal y daño a los nervios, sobre todo en los pies y las piernas. Si controla cuidadosamente su nivel de azúcar en la sangre y su presión sanguínea, puede prevenir o demorar estas complicaciones.

¿Cómo puedo cuidarme?

Siga su dieta.

  • Aprenda a tomar decisiones saludables cuando sale a comer fuera.
  • Solicite comida para diabéticos cuando viaje (por ejemplo, en los hoteles y aviones).
  • Beba agua u otras bebidas no calóricas cuando sienta el impulso de comer entre comidas.
  • Limite la cantidad de alcohol que toma. Puede causar un nivel bajo de azúcar en la sangre. También empeorar los problemas del sistema nervioso causados por la diabetes.
  • Compre sólo los alimentos incluidos en su dieta.
  • Coma a horarios regulares.
  • Coma despacio y masticar bien su comida.

Siga las instrucciones de su profesional médico con respeto a la actividad física.

  • Elija actividades que le gusten.
  • Haga ejercicio con sus amigos.

No fume. Fumar acelera el daño al corazón y a los vasos sanguíneos.

Siga cuidadosamente las instrucciones de su profesional médico para tomar los medicamentos que le recetó.

Otras cosas que puede hacer son:

  • No falte a sus visitas de seguimiento con su profesional médico.
  • Mantenga su presión sanguínea dentro de la gama recomendada.
  • Mantenga sus lípidos en la sangre (colesterol, HDL, LDL, triglicéridos) dentro de la gama recomendada.
  • Aprenda a cuidarse los pies todos los días.
  • Hágase un examen de la vista con un oftalmólogo después de haber sido diagnosticado, y todos los años de ahí en más. Si tiene problemas de la vista debido a la diabetes, es posible que se tenga que hacer exámenes con más frecuencia. Las mujeres diabéticas que quedan embarazadas deberían hacerse un examen de la vista cada trimestre, porque los problemas de la vista en los diabéticos pueden empeorar rápidamente durante el embarazo.
  • Además, no se olvide de hacerse análisis por lo menos anualmente para verificar el estado de sus riñones.
  • Lleve siempre consigo una identificación que dice que es diabético, en caso de emergencia.

Aprenda sobre la diabetes y sus complicaciones para poder tomar las decisiones correctas para controlar sus niveles de glucosa. Muchos hospitales cuentan con educadores de diabetes y dietistas que pueden ayudarle. Pídale a su profesional médico que le recomiende a alguna de estas personas.

Puede obtener folletos e información sobre la diabetes, incluyendo libros de recetas de cocina para diabéticos, de:

The American Diabetes Association
Teléfono: 800-DIABETES (1-800-342-2383)
Sitio Web: http://www.diabetes.org

¿Qué puede ayudar a prevenir la diabetes mellitus tipo 2?

Aun si existen antecedentes de diabetes en su familia, es posible que pueda evitar la enfermedad si usted:

  • Mantiene un peso saludable.
  • Hace ejercicio con regularidad según las recomendaciones de su profesional médico.
  • Come una dieta saludable que incluye frutas, verduras, proteínas magras y cereales con alto contenido de fibra. Limita los alimentos con azúcar y con harina blanca.

Si tiene antecedentes familiares de diabetes, debería medirse el nivel de azúcar en la sangre una vez por año.


Desarrollado por RelayHealth.
Published by RelayHealth.
Last modified: 2011-01-26
Last reviewed: 2010-03-08

This content is reviewed periodically and is subject to change as new health information becomes available. The information is intended to inform and educate and is not a replacement for medical evaluation, advice, diagnosis or treatment by a health care professional.

Copyright © 1996-2014 The Children's Mercy Hospital