My Child Has... Article

My Child Has...

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z

New Parent: Mother


Ser la madre de un bebé recién nacido es una gran responsabilidad. Desafortunadamente, es una tarea para la cual recibimos muy poca capacitación. Las destrezas maternas se aprenden cuidando de su bebé. Ninguno de nosotros sabe en forma instintiva cómo cambiar un pañal. Es algo que aprendemos, de la misma manera que aprendemos cuál es la mejor manera de sostener a un bebé molesto. Mientras estamos aprendiendo a hacer algo nuevo, es posible que nos sintamos un poco inseguras.

Concéntrese en las necesidades básicas del bebé. Los bebés necesitan amor, afecto, comida y calor. Lo más importante en la vida de un recién nacido es que lo sostengan, hagan contacto visual, lo alimenten y le cambien los pañales. Al cumplir con las necesidades de su bebé irá ganando confianza en sus destrezas de crianza.

Los hospitales y clínicas de su zona dan clases para ayudarla con los elementos esenciales del cuidado de su nuevo bebé. En cualquier momento en que le preocupe la salud de su bebé o su propia capacidad para cuidarlo, no tenga miedo de pedir ayuda a un pariente o amiga de confianza. No obstante, si los consejos que le dan no parecen ser adecuados en su caso, no hace falta que los siga. Cada bebé es distinto, y usted es una madre distinta que su amiga o pariente.

He aquí algunas ideas que pueden ser útiles para las madres primerizas:

Tiempo libre

  • Pídales ayuda a sus familiares o amigos para hacer las compras, la limpieza o para cocinar. Pídale al padre del bebé que se haga cargo de algunas de las tareas que antes hacía usted. Si bien es posible que no las haga de la misma manera que usted, su método puede llegar a funcionar tan bien como el suyo.
  • Trate de descansar. Necesita dormir para restaurar su energía. Duerma la siesta al mismo tiempo que el bebé.
  • Dé prioridad al cuidado de su estado. Trate de comer bien y ejercitarse, aunque su horario se haya alterado. Estas cosas la ayudarán a permanecer saludable, tanto emocional como físicamente. El cuidado propio es importante para poder cuidar del bebé.

Recuerde que siguen siendo una pareja. Su vida sexual va a cambiar debido a la presencia de un bebé nuevo. Es normal tener poco deseo sexual en las primeras semanas o hasta meses después de la llegada del bebé. Pase tiempo con su compañero y sin el bebé. Consiga una niñera o deje al bebé con un amigo cercano o pariente, y salga con su compañero. Sea abierta con sus sentimientos y los cambios que se producen en su relación. Muchas parejas descubren que su relación se hace más fuerte después de que son padres.

Grupos de respaldo

Después de 3 meses de cuidar de un bebé recién nacido, la mayoría de las madres primerizas se sienten solas y aisladas. Casi todas las madres se sienten un poco atrapadas a esta altura, y se empiezan a preguntar si el resto de su vida va a consistir de una rutina de biberones, pañales sucios y falta de sueño. Para conseguir ayuda:

  • Únase a un grupo de respaldo para padres. Es bueno hablar con otras madres y otros padres en su misma situación.
  • Encuentre a amigas que también tengan niños pequeños. Un buen lugar para encontrarse con otras madres y padres es en los grupos de juegos para bebés.
  • Organice salidas con otras madres de bebés recién nacidos. Únase a grupos de madres y bebés. Organice una reunión con otras familias de su clase de educación para el parto.

Emociones

Las emociones de tener a un bebé oscilan de la alegría al pánico y la desesperación. Además de estas emociones, el proceso del parto libera una gran cantidad de hormonas en el cuerpo de la madre, afectando con frecuencia sus emociones.

  • No trate de ser una supermadre. Hay días que lo único que logrará es cuidar de su bebé.
  • Trate de tomar tiempo para nutrirse a sí misma. Tome un buen baño de espuma, hágase una manicura o pedicura, vaya al cine con sus amigas. Estas cosas la mantendrán energizada para poder cuidar de su bebé.

Si tiene sentimientos prolongados de depresión o ira, obtenga ayuda profesional. Puede ir a algunas sesiones con un consejero o quizás tomar medicamentos por un periodo corto. Si alguna vez le vienen ganas de sacudir o lesionar a su bebé, pare, coloque al bebé en un lugar seguro, y tómese un recreo por sí misma para calmarse. Es importante que hable con alguien sobre sus sentimientos.

Amistadas

Las amistades son una inversión de tiempo y energía, que son muy escasos con un bebé recién nacido. La mayoría de los padres primerizos descubren que las demandas de crianza afectan sus amistades, sobre todo en el primer par de años del bebé. Los buenos amigos, incluso aquéllos que no tienen hijos, respaldarán su decisión de cuidarse a sí misma y al bebé. Los amigos pueden ayudarla a mantener su equilibrio y a recordarle que usted es más que sólo una madre. Cuando esté con sus amigos:

  • No exagere la cantidad de tiempo que se la pasa contando cuentos sobre su bebé, para no abrumar a sus amigos.
  • Es bueno mantener sus pasatiempos y salidas sociales, pero quizás tenga que acortar el tiempo que esté alejado de su familia.
  • Cuando está preocupada por los estreses de su vida actual, puede ser difícil “estar presente” para sus amigos. Sigue necesitando amigos, y ellos la necesitan a usted. Pase momentos con ellos cuando tenga tiempo y energía. Comparta las cosas que pasan en sus respectivas vidas. Los amigos pueden ayudarla a mantener su equilibrio y a recordarle que usted es más que “sólo” una madre..
  • No suponga nunca que su bebé está invitado a un evento social. Pregunte primero para estar segura.

Desarrollado por RelayHealth.
Published by RelayHealth.
Last modified: 2009-08-13
Last reviewed: 2009-04-28

This content is reviewed periodically and is subject to change as new health information becomes available. The information is intended to inform and educate and is not a replacement for medical evaluation, advice, diagnosis or treatment by a health care professional.

Copyright © 1996-2014 The Children's Mercy Hospital